Voluntarios de una ONG se convierten en ángeles de la guarda

Con las temperaturas gélidas que asolan estos días España hay quien lucha por sobrevivir a la intemperie, sin un techo bajo el que resguardarse. Por ello, estos días, un grupo de voluntarios de Sevilla intenta que estos fríos días sean más pasajeros para las personas que viven en la calle. Y es que son los sin techo los que más padecen las heladoras temperaturas de este invierno. Algunos voluntarios de una ONG se convierten en sus ángeles de la guarda durante las gélidas noches de la capital andaluza. Reparten mantas, bebida caliente y comida a las personas que luchan por sobrevivir a la intemperie.